Reflexiones desde el futuro en los Balcanes II

Reflexiones desde el futuro en los Balcanes II

1- Pasé de la zona más tranqui a la zona más convulsionada de los Balcanes, donde durante los ’90 estallaron las diferentes guerras de la antigua Yugoslavia. Donde se “balcanizó” la cosa. Después de leer bastante y hablar con gente en diferentes países, entiendo menos de lo que entendía antes, lo único que sé es que murieron muchas personas, casi 200.000, en 4 guerras al pedo por nacionalismos exagerados, separaciones por religión o etnia, e intereses económicos. Son todos iguales, pero claro, los croatas son católicos, los serbios ortodoxos y los bosnios musulmanes. Y hablan todos el mismo idioma, pero lo llaman bosnio, croata o serbio según donde estés.

2- Bosnia-Herzegovina fue el país más afectado. 20.000 mujeres, por lo menos, fueron violadas, está lleno de cementerios por todos lados, agujeros de balas en casi todos los edificios, casas en ruinas y todavía se están encontrando minas en la tierra, y cadáveres, 20 años después del primer acto de genocidio desde la 2a Guerra Mundial: la matanza de Srebenica, donde los serbio-bosnios aniquilaron a 8.000 bosnios-musulmanes. Ahora es un país en recuperación, dividido en 3 partes, partido en 3 religiones, y el etnicismo está en todos lados. Por ejemplo, si sos musulmán-bosnio no esperes conseguir trabajo en una empresa bosnio-croata, y viceversa. Ni que habar de la parte serbio-bosnia. Bosnia duele, como duele Camboya y tantos otros lugares donde la guerra es reciente o actual. Y acá empezó la primera guerra mundial, cuando un nacionalista serbio-bosnio le disparó al archiduque del Imperio Austro-Húngaro. Nunca se comieron ninguna, pero se les va la moto.

3- En estos lados de los balcanes, tres cosas llaman la atención. Una, que mucha gente no paga el boleto de tren/bus, sobre todo de noche, hay como una corrupción generalizada. Otra, es que se puede fumar en todos lados, y es asfixiante estar dentro de un bar de noche, porque casi todos los jóvenes fuman. Y por último, toman vino caliente con canela para combatir el frío, se llama gluwein, es de origen austríaco y está bastante bueno. Ya les dije que si hacés algo así en Sudamérica o algunos países de Europa, te cuelgan en la plaza pública. De las bolas.

4- Bueno, Serbia. No se si odiar o amar Belgrado por ser el epicentro de todas las guerras, del centralismo en la época de Tito, del quilombo en Kosovo, del socialismo de auto-gestión, de las locuras de Milosevic y de todas las contradicciones yugoslavas. Pero es una linda ciudad, resentida con Estados Unidos y la OTAN por los bombardeos asesinos e ilegales de 1999, todavía una mezcla de la mejor forma del socialismo y el ultra-nacionalismo más sicópata. La ciudad origen de los partisanos que derrotaron al fascismo-nazismo, la ex-capital de Yugoslavia, se balancea entre el anti-imperialismo de la guerra de Kosovo y la locura del asesinato del Primer Ministro Dindic en 2003. Y también duele, es caprichosa, casi incompresible .

5- Croacia está divino. Un país turístico, nacionalista, también difícil de entender. Pero como ahí filmaron buena parte de Game of Thrones los re banco. Lástima que son taaaan católicos, y que está todo mal con Serbia, Eslovenia… cosa normal entre vecinos en los Balcanes. Y también inventaron el nudo de la corbata, la prenda más al pedo y elitista del planeta. También se balancea entre el capitalismo más consumista y la nostalgia del socialismo de las casas gratis y el trabajo para todos.

6- Eslovenia es una cosita chiquita y preciosa, con un buen nivel económico, lo que no les impide locuras como vender hamburguesas de caballo y tener un museo sobre “hacer dedo”, fundado por un loquito que hizo 300.000 kilómetros a dedo, que serían 7 vueltas al mundo. Y me cagué de frío ahí, mal.

En fin, una locura los Balcanes. En el buen y el mal sentido de la palabra. Conocí gente impresionante viajando a dedo y quedándome en casas de locales, y Belgrado me dió la oportunidad de participar en el Festival Transeuropa para aprender mucho sobre movimientos alternativos europeos, intervenciones urbanas y diferentes formas de resistencia ante los embates del capitalismo transnacional.

Y ya estoy en Italia, mi país número 20… una de nuestras madres, divina, vieja y locaaaa, ya atragantado de tanta pasta, pizza y vino. Ci vediamo ragazzi, buona fortuna!

WP_20151012_052.jpg

Escrito originalmente el 19 de octubre de 2015 en Padova, Italia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s